Manifiesto



Que nadie se sorprenda,
Que nadie agite los brazos:
Somos lobos o corderos
Y nos habéis conocido así.

Vibramos golpeando las cuerdas del piano
Aspirando los inexistentes vapores de Luna.

Hemos visto el otro lado del tiempo
Y ya no vale
Esperar otra cosa que un maremoto
De rosas elípticas
O la huella imposible
De un beso
De actor.

© Juvenal Machín

No hay comentarios:

Publicar un comentario